Preparados para lo insostenible

>> viernes, 18 de diciembre de 2009

Gobernar en minoría es insostenible, dice el presidente interino a cuento de la enésima crisis del Pacte, y en mayoría, en determinados casos, también, añadiría yo. Porque a ver qué entiende el señor Bauzá por mayoría y en base a qué principio calcula mayorías el que fuese designado líder por sus amigos en la sala de un hotel.

Las islas se pudren poco a poco en el vertedero de una clase política que no nos merecemos, sin alternativa, sin ilusión. Vaya por delante que el señor Bauzá cuenta a priori con un talento con el que no cuentan muchos en el Partido Popular de las islas, y si sería injusto ponerle a la misma altura que los puntocat y los partidarios de la 'diferencia balear', tampoco sería legal no señalarle los errores que cometieron sus predecesores y que por otra parte están perfectamente indicados con luces de neón.

Qué pena ver como un político joven, con proyecto e ideas, se quema poco a poco en el fuego de quienes tienen secuestrado al Partido Popular. Qué pena ver como la historia se repite sin que nadie tome nota.

Ahora que el Pacto agoniza, Bauzà afirma que en el PP estamos preparados para afrontar las urnas. ¿De verdad cree el señor Bauzá que renunciando a más de un tercio de la militancia y de los votantes del PP puede ganar unas elecciones? El señor Bauzá, que me consta nos lee, tendría aseguradas la presidencia del partido, la candidatura al Govern y el despacho de Consolat de la Mar si en el mismo instante en el que abandonaba el lobby del hotel palmesano hubiese convocado un Congreso Extraordinario, pero no lo hizo, y cada día que pasa aferrado al cargo y rodeado de quienes llenaron de palos las ruedas de Rosa Estarás, se aleja más y más de la presidencia.

Porque tanto Bauzà como Estaràs son y fueron dos presidentes de trayectoria impecable cuya luz se apagó al entregar el partido a quienes nos importan un modelo ideológico y social que nunca ha sido ni será el del votante del PP, y ni entonces ni ahora está el Partido Popular de las Islas Baleares en condiciones de afrontar unas elecciones. Que liberen el Partido, que dejen decidir a la militancia si creen tanto en ella como en la legitimidad de lo hasta ahora hecho y propuesto por una ejecutiva para muchos ilegítima. Al plebiscito solo tiene miedo el que se sabe en minoría, y en un escenario cada vez más realista de elecciones anticipadas, Bauzà necesita urgentemente la legitimidad de la militancia para optar con garantías de éxito a la Presidencia del Govern, así que si tan convencido está de representar a la mayoría, no tendrá ningún reparo en convocar el Congreso el próximo lunes.

Las cosas pueden salir torcidas si es Antich y no Bauzà quien nos convoca a las urnas.

Read more...

Lo que ha pasado en Palma

>> miércoles, 2 de diciembre de 2009


El reciente proceso electoral en Palma nos ha dejado una clara lección: la militancia no tiene la intención de seguir a sus líderes. ¿Que habría pasado si la cúpula del PP balear, incluyendo a Bauzá, no hubiesen apoyado tan descaradamente a Tito Fiol? ¿Cual habría sido el resultado si desde Génova no se hubiese intentado liquidar la candidatura de Rodríguez? Nunca lo sabremos, y precisamente por ello me aventuro a afirmar que el resultado hubiese sido, sin duda alguna, distinto.

Pero, ¿que pasó el otro día en Palma?

Ninguno de los dos candidatos apasionan. Ninguno mueve masas. Pero la militancia, ya que podía, aprovechó la ocasión para decir simple y llanamente 'no' a la cúpula. No hay más lecturas. No hay un background ideológico en Rodríguez ni un ápice de renovación o ¿refundación? en aquel Fiol cómplice del esperpéntico sistema educativo balear. ¿Que hay del catalanismo campante?¿Que hay de ese 44% de abandono escolar?

No nos engañemos. En el parchís del PP balear solo un color juega con normas. La ficha roja no quiere llegar a la meta, sino mantenerse en el juego en una vertiginosa persecución contra un jugador en concreto, el que juega con normas, el que no debe ganar. Si se la zampa cree que ya ha ganado. La ficha verde va a lo suyo, aplicando en este tablero las reglas del ajedrez o el risk que son más exóticas y exógenas. La ficha amarilla se conforma con estar, porque eso es lo que ha hecho siempre. Pero es que además, señores y señoras, los dados están trucados.

La Palma de Rodríguez es una cobaya política, un experimento sociológico, una labor de topografía que desvela que hay una corriente subterránea en sentido contrario al que marcan las señales en la superficie. Esa corriente está ahí y es fuerte, madura y capaz. Esa fuerza humana ha ido creciendo paulatinamente desde que en el verano de 2008 Carlos Delgado nos contase lo que nadie nos había contado antes y escandalizase a las élites con la revolucionaria idea de que las cosas se pueden hacer de otra manera. Después de agitar tantas conciencias, no puede permitir que esa corriente que afloró en Palma por un descuido del aparatchik vuelva a ser sepultada bajo el hormigón.

Y esto es lo que pasó el otro día en Palma.





Read more...
Este blog no se hace responsable de las opiniones vertidas por sus lectores en los comentarios

  © Blogger template Simple n' Sweet by Ourblogtemplates.com 2009

Back to TOP